• Jue. Sep 29th, 2022
Etiquetas principales

Perros de biblioteca, por Màrius Serra

Ene 1, 1970 , , , ,



Bellavista es una urbanización de casas unifamiliares en Llucmajor, villa natal del escritor Sebastià Alzamora. Leo que está en la bahía de Palma, entre el caló de Can Mercadal o de sa Partió al norte y el caló Fort al sur, en terrenos de la posesión de Son Granada de Baix. Lo busco porque Alzamora sitúa ahí Ràbia (Proa), su última novela, y lo reproduzco por el placer de divulgar los topónimos originales, que contrastan con la realidad sociocultural, modificada por los efectos secundarios del turismo primario.

El narrador de la novela es un hombre separado que vive en una casa adosada con su perra hasta que alguien la envenena. Ràbia es una novela excelente que consigue transmitir la gratuidad de la rabia ambiental que desemboca en actos de violencia. Lo hace de un modo pausado, desde la descripción de las consecuencias de esta violencia absurda, con la pastosidad de una resaca. El narrador y su perra pasean por un escenario que fue pensado para simular ser verdadero y acabó siendo vertedero de todo tipo de basura, incluida la humana. Con un estilo preciso, Alzamora describe la agonía, muerte y luto de Taylor de modo que su can de ficción deviene un personaje memorable. En una nota final, el autor nos informa de que la novela “se inspira en la vida –y la muerte– del perro Cooper, que fue un animal noble y alegre”. Pero es a Taylor a quien recordaremos.

Sebastià Alzamora describe la agonía, muerte y luto de Taylor de modo que su can de ficción deviene un personaje memorable

La acogemos junto a míster Bones, el perro del vagabundo Willy a quien Paul Auster otorgó la voz narrativa de Tombuctú (1999) en una memorable historia del amor incondicional que los perros profesan por sus propietarios. Taylor y Bones hacen buena pareja, pero en casa hallarán más compañía. Por ejemplo, el cocker spaniel de la poeta Elizabeth Barrett, Flush, sobre quien en 1933 Virginia Woolf escribió una biografía que mezcla ficción y realidad. O Tulip, el perro a quien el amigo de los Woolf Joseph Randolph Ackerley dedicó un libro de memorias precioso en 1956 ( My dog Tulip). O los viejos Cipión y Berganza, los dos perros que guardan el hospital de la Resurrección de Valladolid en una de las Novelas ejemplares de Cervantes, de título más largo que un poema de Foix, pero habitualmente conocida como El coloquio de los perros.

La bibliografía canina es interminable. Ahora la Taylor de Sebastià Alzamora (y el Cooper que la inspiró) son bienvenidos a la biblioperrera de casa.





Source link