• Mié. Oct 5th, 2022
Etiquetas principales

¿Por qué Rusia?, por Manuel Castells

Ene 1, 1970 , , , ,


Por qué vuelven los tambores de guerra en la frontera ruso-ucraniana? Para entender la guerra, o su amenaza, hay que recordar la máxima de Clausewitz: “La guerra es la continuación de la política por otros medios”. ¿Y cuáles son las razones políticas de Rusia? Putin ha basado su apoyo mayo­ritario en la nueva Rusia en la recuperación del orgullo nacional pisoteado tras la transición soviética. Fue duro pasar de ser un imperio a una nación humillada dominada por una oligarquía que sueña con vivir en Londres.

Una de las claves para Rusia en la negociación posguerra fría fue el acuerdo de no extender la OTAN hasta sus fronteras. No se cumplió porque naciones como Polonia y las repúblicas bálticas viven en el temor, históricamente justificado, a las tentaciones de su poderoso vecino. Putin tomó un tiempo en consolidar el nuevo Estado ruso, subordinando la oligarquía, reformando la economía, tendiendo redes de desinformación y reforzando su poderío militar. Después, con una débil oposición polí­tica interna, restauró gradualmente la esfera de influencia rusa, tanto en Europa como en Asia Central.

Preparativos militares de Rusia para el envío de tropas a Kazajistán
06/01/2022

 

Sputnik / Contactophoto

La expansión en Ucrania fue clave en esta estrategia por el sentimiento prorruso del este del país, en particular en Crimea, que siempre fue rusa hasta que en una noche de borrachera Jruschov (ucraniano) se la regaló a la Ucrania soviética para festejar su cumpleaños. Putin vería como agresión la entrada de Ucrania en la OTAN. Por eso instigó la separación de hecho de Donbass.

Recientemente, la movilización democrática contra la dictadura bielorrusa puso en peligro al más fiel aliado de Putin. Ahí trazó una línea roja cuya primera expresión fue la rápida reacción de enviar tanques a Kazajistán cuando peligró el régimen. En términos militares, nada de esto es relevante, porque las guerras actuales no dependen de la cercanía geográfica cuando se hacen con drones, misiles, satélites y ciberdesinformación. Pero políticamente ha revitalizado al Estado ruso, que ahora teje nuevas alianzas internacionales. En particular con China, otro nacionalismo rampante en competición con Estados Unidos que no va a cejar hasta incorporar Taiwán. Y con Irán.

Rusia no invadirá Ucrania porque ya la ha invadido; a menos que se reanuden las  hostilidades en el este

Rusia no invadirá Ucrania porque ya la ha invadido. A menos que se reanuden hostilidades en el este. En ese caso proveería de cobertura aérea y cibernética a las milicias prorrusas. Pero no tolerará una presencia de la OTAN. Porque sabe que puede ganar. Europa, en particular Alemania y Ucrania, dependen en gran medida del gas ruso y las energías renovables tardarán en ser una alternativa suficiente. Y si perdiese este mercado, tiene otro muy importante en China.

Las sanciones económicas anteriores apenas crearon problemas en Rusia. Sanciones más duras harían un daño considerable a la economía global, sobre todo si se extienden al sistema financiero, que es interdependiente. Pero Biden necesita mostrar dureza, después del desastre de Afganistán, también por po­lítica interna.

En esa situación un desliz de cualquiera puede generar un auténtico desastre geoeconómico cuando aún estamos en pandemia.





Source link