• Jue. Oct 6th, 2022
Etiquetas principales

Putin afirma que no quiere invadir

Ene 1, 1970 , , ,



Vladímir Putin no cede en su pulso con la OTAN, pero hay algunas esperanzadoras señales de distensión en la peor crisis desde el final de la guerra fría. Emmanuel Macron, que habló ayer por teléfono, durante más de una hora, con el líder ruso, le arrancó palabras importantes. Según indicaron con insistencia fuentes del Elíseo poco después de la entrevista, Putin “ha negado tener intenciones ofensivas en Ucrania”, comparte “la necesidad de una desescalada” y quiere continuar dialogando.

La presidencia francesa fue cauta, sabedora de que una crisis de esta envergadura no se resuelve con una mera llamada telefónica. Ambos presidentes constataron los desacuerdos profundos que separan a Rusia de la OTAN. Sin embargo, el diálogo proseguirá, sobre todo en la cuestión más explosiva, la del contencioso entre las repúblicas separatistas de la región del Donbás y las autoridades de Kíev. Sobre este asunto, Putin avaló el trabajo diplomático del cuarteto de Normandía (Rusia, Ucrania, Alemania y Francia), incluido el reciente compromiso alcanzado en París de respetar el alto el fuego incondicional y de avanzar en la aplicación de los acuerdos de Minsk del 2015.

La charla –sin vídeo– comenzó poco antes de las 11 de la mañana y se prolongó casi una hora y media. El Kremlin emitió un comunicado duro, según el cual Putin expresó a Macron que ni Estados Unidos ni la OTAN han respondido a las “principales preocupaciones” rusas, como la de no ampliar aún más la OTAN y la de retirar la infraestructura militar aliada para volver a la realidad de 1997, peticiones que la Alianza considera irrealistas e inasumibles porque supondrían retrasar el reloj de la historia.

El Kremlin considera que es la OTAN la que la desestabilizado a Europa y exige “garantías” para Rusia

Ante Macron, según la versión del Elíseo, Putin reiteró su visión de que ha sido la OTAN la responsable de haber provocado los actuales desequilibrios en la seguridad de Europa, al acercarse sin cesar a las fronteras de Rusia desde que disolvió la Unión Soviética. Por ello exige a la Alianza que “aporte garantías a Rusia”. Macron replicó a estos argumentos recordando a Putin “el principio esencial de la soberanía de los estados”, algo que Moscú violó al invadir y anexionar la península de Crimea en el 2014 y al alentar a los secesionistas ucranianos del Donbás.

Los interlocutores franceses observan que los rusos hacen una lectura histórica muy diferente de lo ocurrido en Europa en los últimos treinta años. Eso dificulta el entendimiento. Moscú piensa, por ejemplo, que lo ocurrido en Kíev en el 2014 –la caída de un gobierno prorruso– fue un golpe de Estado orquestado por Occidente, y por eso Rusia invadió y anexionó Crimea. Ni París ni sus aliados comparten este análisis. Los agravios de Moscú van aún más atrás, a la operación de la OTAN en Kosovo, en 1998, que los rusos vieron como ilegítima.

El presidente francés actúa como parte del bloque de la OTAN, en coordinación con los aliados, aunque en la práctica aparece como una especie de mediador oficioso. En este contexto se inscribe la conversación telefónica que Macron mantuvo horas después con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski. En este encuentro, Macron subrayó el compromiso de París con la soberanía ucraniana. El presidente francés tiene intención de visitar Kíev, un viaje diplomáticamente sensible. Aún no se ha anunciado la fecha.

Macron recuerda a Putin que debe respetar “el principio esencial de soberanía de los estados”

Macron había endurecido su posición frente a Rusia durante los últimos días. A pesar de seguir apostando por el diálogo y de querer incluir a Moscú en cualquier discusión sobre el futuro de la seguridad de Europa, el titular del Elíseo denunció “la multiplicación de actos de desestabilización” por parte del Kremlin y consideró que Rusia es hoy “una potencia de desequilibrio”. A la vez, el titular del Elíseo ofreció el envío de tropas a Rumanía, aliada en la OTAN, para incrementar la disuasión en la zona del mar Negro.

Previamente a la llamada entre el Elíseo y el Kremlin, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, insistió en que era necesario saber con claridad las intenciones de Moscú, si quiere “consultas o confrontación”. El jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, ofreció, a la vez, signos de distensión y de firmeza al asegurar a la prensa que “si depende de Rusia, no habrá guerra”. No obstante, el ministro ruso advirtió que Moscú no se dejará avasallar. “No queremos guerras, pero tampoco permitiremos que se ignoren y se pisoteen groseramente nuestros intereses”, señaló.

La UE y EE.UU. suman fuerzas para garantizar el gas

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente de EE.UU., Joe Biden, se comprometieron ayer a intensificar la cooperación energética para garantizar el suministro de energía en pleno conflicto con Rusia por Ucrania. “Nos comprometemos a intensificar nuestra cooperación estratégica en energía para la seguridad y suministro, y trabajaremos juntos para que los ciudadanos y las empresas de la UE y sus vecinos dispongan de unos suministros energéticos fiables y asequibles”, subrayan ambos mandatarios en una declaración conjunta. En el texto, Von der Leyen y Biden aseguran que su objetivo es “lograr un suministro continuo, suficiente y oportuno de gas natural a la UE desde varias fuentes en todo el mundo para evitar crisis de suministro, incluidas las que podrían resultar de una nueva invasión rusa de Ucrania”. “Los desafíos actuales para la seguridad europea subrayan nuestro compromiso de acelerar y gestionar cuidadosamente la transición de los combustibles fósiles a la energía limpia”, añaden. El 41 % de las importaciones de gas natural al bloque comunitario provienen de Rusia.





Source link