• Mié. Oct 5th, 2022
Etiquetas principales

Qualcomm, del smartphone 5G a la conexión sobre ruedas


La gran mayoría de los miles de teléfonos móviles que pululan por el planeta llevan procesadores que los usuarios reconocen por la marca Snapdragon, tras la que está la compañía californiana Qualcomm. Cuando esta comprendió que perdería parte del negocio con Apple –lo que así ocurrió–, decidió acelerar su diversificación. Por supuesto, sin renunciar a la primacía de sus chips para smartphones como fuente de la mitad de sus ingresos totales: el ejercicio pasado fueron 16.830 de los 33.546 millones de dólares. Con esas cifras, Qualcomm ha sido una de las estrellas tecnológicas de Wall Street gracias a un crecimiento del 42% en ingresos y del 74% en el beneficio neto.

Las iniciativas de diversificación ya generan un 35% de los ingresos. Tienen dos vectores principales: por un lado, el suministro de chips para el internet de las cosas (IoT) tiene más de 15.000 clientes directos que fabrican cientos de miles de modelos de dispositivos y accesorios para consumo e industria. Este segmento facturó algo más de 5.000 millones de dólares en el 2021 y se espera que supere los 9.000 millones en el 2024. Al mismo tiempo, la compañía está acentuando su giro hacia la industria de automoción, muy afectada por la crisis global de suministro de semiconductores.

Actividad

La firma asiste a Telefónica y otros operadores en el despliegue del 5G

En el CES de este mes en Las Vegas buena parte de la industria puso el foco en esa industria y la drástica renovación de su oferta. “Hemos introducido el concepto de chasis digital con clientes europeos –resume Douglas Vaz Benítez, director general de la filial española de Qualcomm– que tiene cuatro componentes: la telemetría, la gestión de los sistemas de información a bordo, la comunicación del vehículo con la nube y con su entorno y la futura conducción autó­noma. Concebimos esta plataforma Snapdragon Ride como un smartphone sobre ruedas”.

Douglas Vaz Benítez, director general de la filial española

Douglas Vaz Benítez, director general de la filial española

Q.

Para las marcas necesitadas de un socio tecnológico para entrar en la era del coche conectado y dotado para ofrecer una experiencia digital a los usuarios, esta plataforma permite avanzar rápidamente. “Nuestra primera labor es relacionarnos con las empresas españolas de telecomunicaciones, operadores como Telefónica, Masmóvil y Cellnex, y de forma menos activa con otros no españoles presentes en el país. Entre otras cosas, ayudamos en la puesta en marcha de las redes 5G, lo que significa garantizar que las frecuencias que van a implementar son soportadas por los teléfonos que llevan nuestros procesadores”, añade el directivo.

Avances

El chasis digital, adoptado por Peugeot y BMW, fue una novedad estelar en el último CES

Se espera que en los próximos cuatro años el parque mundial de móviles 5G supere los 2.600 millones. No se puede reprochar al usuario corriente no ser consciente del reto industrial que esto supone, tanto más cuanto que esta nueva generación supone un redimensionamiento de las frecuencias radioeléctricas. Qualcomm interviene en ese proceso muy tempranamente. “Cuando se prevé una combinación determinada de frecuencias –explica Douglas Vaz Benítez– el fabricante de los móviles futuros necesita compromisos por nuestra parte como proveedor de componentes esenciales, el procesador y el módem, además de participar en la infraestructura de radio”.

Es lo que está ocurriendo ahora, cuando aún no han acabado los trabajos de estandarización de 5G ni el proceso de adjudicación de frecuencias. En España está pendientes dos subastas, además de la unificación de la banda actualmente en uso heredada de las anteriores generaciones. Sin estos requisitos, las expectativas que los medios han generado en torno a la llegada de 5G no serían viables. Ya están en camino.





Source link