• Sáb. Oct 1st, 2022
Etiquetas principales

Rabat factura 106 millones de euros y vuelve a beneficios



Rabat está recuperando brillo tras la crisis de la covid. La firma joyera familiar ha cerrado el 2021 con unos ingresos de 106 millones de euros, una cifra un 40% superior a la registrada en el 2020, cuando la facturación cayó por debajo de los 80 millones y a la vez, una cifra cercana a los más de 110 millones ingresados el año 2019.

La recuperación del consumo, especialmente nacional –que ha pasado de representar el 40% al 70% de sus ventas– explica la buena marcha de los resultados, según apuntó ayer Jordi Rabat, segunda generación del negocio familiar y actual presidente y consejero delegado.

“En el 2021, hemos vuelto a beneficio neto después de un 2020 complicado, en el que milagrosamente registramos un ebitda positivo (beneficio bruto) de dos millones de euros”. El directivo explicó que, como muchas otras compañías, Rabat tuvo que solicitar un crédito ICO y aplicar un ERTE (despido temporal de empleados) para hacer frente a la crisis sanitaria, que obligó a bajar la persiana de sus tiendas durante varios meses. La empresa también apostó por la digitalización, aunque el comercio electrónico apenas significó el 1% de las ventas.

Planes

La empresa familiar quiere fortalecer su negocio en sus cinco establecimientos en España

“En el 2021, hemos vuelto a beneficio neto después de un 2020 complicado, en el que milagrosamente registramos un ebitda positivo (beneficio bruto) de dos millones de euros”. El directivo explicó que, como muchas otras compañías, Rabat tuvo que solicitar un crédito ICO y aplicar un ERTE (despido temporal de empleados) para hacer frente a la crisis sanitaria, que obligó a bajar la persiana de sus tiendas durante varios meses. La empresa también apostó por la digitalización, aunque el comercio electrónico apenas significó el 1% de las ventas.

Recuperada la normalidad, Rabat encara el 2022 con optimismo y prevé crecer “a doble dígito” gracias a la recuperación del consumo internacional. Sin embargo, la compañía quiere ser prudente y no contempla aperturas de forma inmediata. Prefiere fortalecer su negocio en las localidades donde está presente: Barcelona, Madrid, València, Tarragona (donde Rabat tiene el 60% de una sociedad junto al joyero Salva Minguella) e Eivissa (donde la empresa tiene el 60% de una sociedad junto al joyero Amador Viñets). En la actualidad, su equipo está formado por un total de 185 trabajadores, 12 de los cuales incorporados en el 2021. Este año la cifra podría crecer, especialmente en los establecimientos de València y Madrid, que muestran dinamismo.

La empresa quiere financiar su crecimiento de forma independiente, sin dar entrada a un socio externo a la familia. Es una fórmula que le ha funcionado desde su nacimiento en 1977, cuando Esteban Rabat (padre del actual directivo) subió la persiana de una joyería en Badalona. Desde entonces la empresa ha ido creciendo, posicionándose especialmente en el sector de la relojería de lujo, en el que representa a marcas como Rolex, Omega, Chopard o BlancPain, entre otras. Hoy esta división supone el 70% de sus ventas, mientras que la marca de joyería propia aporta un 30%.





Source link