• Sáb. Oct 1st, 2022
Etiquetas principales

Rafael Nadal y el Open de Australia: “Esto es un semimilagro”


Quince días después del escándalo Djokovic, del serbio apenas nos quedan los rescoldos.

Desde algún lugar del mundo, acaso Montenegro (ayer le nombraban ciudadano de honor en Budva), Belgrado, su residencia en Montecarlo o la España que tanto frecuenta, el deportado Djokovic estará asistiendo a la desestructuración de su imperio. Pues pase lo que pase en la mañana de este domingo, en el Rod Laver Arena y a partir de las 9.30 h (hora española), el serbio saldrá perdiendo.

Si se impone Rafael Nadal (35), el balear se elevará hasta los 21 títulos del Grand Slam, uno más de los que lucen Roger Federer y Novak Djokovic, más que nadie en la historia del tenis masculino


Lee también

Sergio Heredia

PARIS, FRANCE - JUNE 11: Novak Djokovic of Serbia (Top) shakes hands with Rafael Nadal of Spain after winning their Men's Singles Semi Final match against on day Thirteen of the 2021 French Open at Roland Garros on June 11, 2021 in Paris, France. (Photo by Clive Brunskill/Getty Images)

(no lo olvidemos, el récord absoluto está en manos de Margaret Court, con 24 grandes).

Y si se impone Daniil Medvedev (25), entonces el ruso se aupará al liderato del circuito mundial, descabalgando a Djokovic, quién sabe cuál de esas circunstancias le duele más al serbio.

(…)

Si a Nadal le preguntan por todo ello, el balear se encoge de hombros, enarca una ceja y dice:

–Medvedev es el número dos con opciones de ser número uno. Ahora mismo ya es el presente y, junto a Tsitsipás, es quien va a marcar el ritmo del circuito en los próximos años, por el cambio natural que tiene la vida.

Ahí tienen al balear, siempre cuidadoso en el discurso.

Tan meticuloso, que algunos se enervan al escucharlo.

Por ejemplo, Medvedev.

Si le preguntan por Nadal, entonces el ruso ironiza:

–Rafa es el chico perfecto porque se porta muy bien. Es increíble porque nunca se sale de sus casillas. Será divertido enfrentarse contra algún miembro del Big Three. Cuando era joven y peloteaba contra la pared, me imaginaba que esta era Nadal.

(para echarle más leña al fuego, el legendario John McEnroe decía ayer: “Nadal es un gran campeón. Es humilde. Es el mejor deportista que he visto nunca en cualquier deporte”)

Cierto, Medvedev, campeón del US Open del año pasado, no va a jugar en casa.

El ruso ha apostado por pasarse al lado oscuro, alinearse con Kyrgios, Djokovic o Zverev, en cuyas filas se mueve a gusto.

La diferencia de pareceres entre el ruso y Nadal es notable.

Pase lo que pase, la final la perderá Djokovic: si Medvedev gana, el ruso se apoderará del n.º1; si Nadal gana, el balear tendrá 21 grandes

Si Nadal disculpa a Shapovalov, enfurecido tras haber perdido ante el balear (“Shapovalov es un buen chico, no voy a polemizar con él”, decía el balear), Medvedev se pelea con el adversario, con el juez-árbitro y con la concurrencia. El ruso suma un abanico de discrepancias en estos días, muchos de ellos en Melbourne.


Lee también

Sergio Heredia

Nadal acaricia su 21.º Grand Slam, más que nadie en la historia

Un día, tras derrotar a Nick Kyrgios, ídolo local, Medvedev le decía al público:

–Quienes me han estado abucheando durante el partido han demostrado que tienen un bajo coeficiente intelectual.

Abucheos.

Otro día, tras superar en cinco sufridos sets a Felix Auger-Aliassime, soltaba:

–Cuando peor lo estaba pasando, me puse a pensar: ‘¿Qué haría Novak Djokovic en un momento como este?’. Así que me puse a hacer lo que haría él, que es tener paciencia y esperar, y así es como he salido adelante.

–Booooo –voceaba la parroquia, fuera de sí.

Todo tiene su sentido: Djokovic habrá recogido nueve títulos en Melbourne (los tres últimos de forma consecutiva), pero el alboroto que había montado en las últimas semanas le ha convertido en persona non grata en el imaginario australiano, si no en el mismo demonio.

Rafa es el chico perfecto porque se porta muy bien, nunca se sale de sus casillas”



Daniil MedvedevTenista

Ayer, en su semifinal ante Tsitsipás, le tocó al juez-árbitro, Jaume Campistol:

–Amigo, ¿estás loco? (Apostolos Tsitsipás) está hablando a su hijo durante los puntos. ¿Eres estúpido? ¿Vas a responder a mi pregunta? ¡Mírame, te estoy hablando! ¿Cómo puedes ser tan malo y arbitrar una semifinal de un major? –le voceaba Medvedev, fuera de sí.


Lee también

Oriol Dotras

Horizontal

Según el ruso, el padre estaba instruyendo a su hijo, Stefanos Tsitsipás, durante su duelo en semifinales, algo estrictamente prohibido por la normativa ATP.

Y así, por su obra y gracia, la atmósfera del partido iba a quedar enrarecida, en realidad nada especial cuando juega el ruso, acabe o no pidiéndole disculpas al juez.

Vertical

Daniil Medvedev conversa con el público del Rod Laver Arena, este viernes en Melbourne 

Mark Metcalfe / Getty

–No creo que estas emociones me ayuden. Me hacen perder la concentración y demasiadas energías –admite Medvedev.

Nadal prefiere pensar para sus adentros, centrarse en sí mismo:

–Haber llegado hasta aquí es algo totalmente inesperado para mí. La vida a veces te da este tipo de oportunidades. Para mí, es un semimilagro.


Lee también

John Carlin

Horizontal


Lee también

Sergio Heredia

Australia ordena la expulsión de Djokovic





Source link