• Jue. Sep 29th, 2022
Etiquetas principales

Rusia añade a Alexéi Navalni a la lista de terroristas y extremistas


Las autoridades rusas han incluido al líder opositor ruso, Alexéi Navalni, y a varios de sus socios en la lista de personas y organizaciones involucradas en actividades «terroristas y extremistas», lo que supone otro paso hacia la represión rusa contra las voces críticas con el Kremlin. 

Navalni, encarcelado durante más de un año, y uno de sus familiares en el exilio, Lioubov Sobol, han sido incluidos en la lista operada por el servicio de inteligencia financiera ruso, Rosfinmonitoring. Según el Fondo Anticorrupción, también se han sumado la organización de Navalni, prohibida en junio, y al menos otras nueve personas vinculadas al movimiento opositor.


Lee también

Gonzalo Aragonés

Memorial International's supporters, wearing a face masks with the logo of Russia's rights group, stand outside Russia's Supreme Court, after prosecutor's request to dissolve Memorial International, the country's most prominent rights group, for allegedly violating the controversial law on

Esta decisión se enmarca en un contexto de represión total en Rusia contra la oposición, los medios de comunicación y la sociedad civil considerados críticos con las autoridades y el presidente Vladímir Putin.

A mediados de enero, los dos lugartenientes principales de Navalni, Ivan Jdanov y Leonid Volkov, que viven en el exilio, también fueron añadidos a la lista de seguimiento de Rosfin.

Este catálogo incluye miles de individuos y cientos de organizaciones islamistas, religiosas y ultranacionalistas prohibidas en Rusia. Están, por ejemplo, los talibanes y el grupo yihadista Estado Islámico.


Lee también

B. Navarro

Alexei Navalny's daughter Daria Navalnaya speaks during a press conference after accepting the Sakharov Prize on behalf of imprisoned father, at the European Parliament in Strasbourg, France, December 15, 2021. Julien Warnand/Pool via REUTERS

Alexéi Navalni fue detenido el 17 de enero de 2021 en Moscú cuando regresaba de una convalecencia en Alemania tras un grave envenenamiento en Siberia en agosto de 2020 del que responsabiliza al presidente Putin. Rusia nunca abrió una investigación sobre este intento de asesinato, afirmando no tener pruebas al respecto, ya que Berlín nunca compartió los análisis médicos del más famoso oponente del Kremlin.

Navalni, un activista anticorrupción de 45 años, fue condenado a dos años y medio de prisión tras su regreso a su país por un caso de «fraude» que califica de político. Esta condena desató una lluvia de críticas internacionales y nuevas sanciones occidentales contra Moscú.


Lee también

Lluís Amiguet

IVAN ZHDANOV, OPOSITOR RUSO

Como muestra de apoyo, el Parlamento Europeo entregó a Alexéi Navalni su Premio Sájarov 2021 por la defensa de la libertad de pensamiento. A pesar de su encarcelamiento, Navalni continúa instando a sus conciudadanos a ponerse de pie, publicando mensajes regularmente en las redes sociales. El 17 de enero, un año después de su arresto, Navalni afirmó que «no se arrepiente» y llamó a los rusos a no tener «miedo».

La detención de Alexéi Navalni desencadenó varios días de manifestaciones hace un año, pero fueron brutalmente reprimidas. Tras ello, fue su movimiento el que fue prohibido en junio por «extremismo». Navalni también es objeto de nuevos procesos judiciales por «extremismo», lo que podría encerrarle en prisión durante muchos años.


Lee también

GONZALO ARAGONÉS | MOSCÚ. CORRESPONSAL

Horizontal

A la represión de su movimiento ha seguido una creciente presión sobre los medios críticos del Kremlin y las ONG, tildados a toda costa de «agentes extranjeros», una etiqueta infame que complica enormemente su trabajo con la amenaza de serios problemas judiciales.

El pasado mes de diciembre, la ONG Memorial, pilar de la defensa de los derechos humanos y guardiana de la memoria de las víctimas del Gulag, fue prohibida por los tribunales rusos por no haber respetado sus obligaciones como «agente del extranjero».

Esta represión también se ilustra en internet y Rusia castiga cada vez más a las grandes empresas digitales, especialmente a las extranjeras, acusadas de no borrar contenidos vinculados a la oposición.





Source link