• Vie. Sep 30th, 2022
Etiquetas principales

Sony contraataca a Microsoft en la batalla por el mercado de los videojuegos



Sony contraataca a Microsoft en la batalla por el mercado de los videojuegos. Hace dos semanas, la gran tecnológica compró la compañía Activision Blizzard por 60.326 millones de euros y este lunes, el conglomerado japonés ha anunciado la adquisición de los estudios Bungie por un precio 3.600 millones de dólares (3.200 millones de euros), su mayor operación en los últimos diez años. La compañía, nacida en Estados Unidos, es dueña de los videojuegos Halo y Destiny.

La operación es de menor calado pero aviva la competencia entre ambas compañías, propietarias de las principales consolas de videojuegos del mercado: Microsoft controla Xbox y Sony, Play Station. Son las empresas más grandes de esta industria, junto al conglomerado chino Tencent.

De hecho, el vínculo entre estas empresas es fuerte. Bungie era propiedad Microsoft entre 2000 y 2007. Posteriormente, la compañía se escindió de Microsoft para operar de manera independiente, periodo durante el cual firmó un acuerdo con Activision (ahora propiedad de Microsoft).

El presidente y consejero delegado de la firma japonesa, Kenichiro Yoshida, ha dicho que con esta operación «vamos a emplear la diversa gama de activos tecnológicos y de entretenimiento de Sony para apoyar la evolución de Bungie y su capacidad de crear mundos icónicos en múltiples plataformas y medios».

Sony no ha especificado si la transacción se llevará a cabo en efectivo o en acciones. No obstante, ha indicado que Bungie seguirá operando de manera independiente y estará dirigida por su propio consejo de administración, al igual que en la actualidad. La firma, radicada en Estados Unidos, cuenta con una plantilla de 900 trabajadores. El presidente y consejero delegado de Bungie, Pete Parsons, ha subrayado que seguirán desarrollando y editando sus juegos de manera independiente. «Nuestros juegos seguirán estando donde nuestra comunidad esté, en cualquier sitió donde elijan jugar», ha matizado.





Source link