• Dom. Oct 2nd, 2022
Etiquetas principales

Trump se llevó cartas de Kim Jong Un y Barack Obama de forma indebida


La anterior administración de la Casa Blanca gastaba una gestión peculiar de los registros presidenciales que, por ley, deben ser custodiados por los Archivos Nacionales una vez el presidente de turno termina su mandato. El problema con el entonces presidente Donald Trump es que además de tener la costumbre de triturar documentación esencial durante los cuatro años que lideró el país, también se llevó a su residencia de Mar-a-Lago una quincena de cajas con documentos y otros artículos, incluidas cartas del líder norcoreano Kim Jong Un o del expresidente Barack Obama, cuando dejó de gobernar, según informó este lunes el diario The Washington Post.

Tras varios meses de tira y afloja con los abogados del magnate republicano, la Administración de Archivos Nacionales y Registros de EE.UU. recuperó en enero esas cajas que estaban en la residencia de Trump en Florida, indicaron al periódico tres fuentes conocedoras de lo ocurrido, y que contenían documentación que tendría que haber sido archivada debidamente tras la salida de Trump. Ello plantea dudas de si pudo violar la Ley de Registros Presidenciales, que requiere la conservación de esos documentos, aunque la capacidad de los Archivos Nacionales de penalizar a quienes infrinjan la legislación es muy limitada.


Lee también

Fernando García

Former U.S. President Donald Trump gestures during a rally in Conroe, Texas, U.S., January 29, 2022. REUTERS/Go Nakamura

Cuando abandonan el poder, los presidentes estadounidenses deben entregar a los Archivos Nacionales todas las cartas, notas, correos electrónicos y otras comunicaciones por escrito que estén relacionadas con sus funciones oficiales como mandatario, para su conservación.

Las cajas contenían regalos, cartas de líderes mundiales y otro tipo de correspondencia, según asesores de Trump que hablaron con el Post bajo condición de anonimato y que negaron que el expresidente actuara con malicia. Entre los documentos hay correspondencia intercambiada con el líder norcoreano durante el proceso de acercamiento entre EE.UU. y Corea del Norte, y que Trump en una ocasión describió como «cartas de amor», así como una misiva que le dejó en el Despacho Oval su predecesor, Barack Obama (2009-2017). 

Horizontal

El líder norcoreano lee una carta de Donald Trum en junio de 2019 

KCNA/ AFP

Llevarse esas cajas no ha sido el único problema que ha planteado Trump a los Archivos Nacionales: el expresidente rompía a menudo en pedazos documentos oficiales, que se enviaron a esa agencia estadounidense todavía en trozos o pegados, indica el Post. Algunos de esos documentos rotos y después pegados con celofán están entre los que recibió el mes pasado el comité de la Cámara Baja que investiga el asalto al Capitolio de enero de 2021.

Aunque todos los expresidentes recientes han infringido de alguna forma la Ley de Registros Presidenciales, la cantidad de documentos que se llevó Trump no parece tener precedentes, según las fuentes consultadas por el diario.

La ley contempla penas de hasta tres años de cárcel para quienes actúen con malicia a la hora de ocultar o destruir documentos, pero demostrar eso es difícil y los expertos consultados por el Post ven muy improbable que haya consecuencias de lo sucedido para Trump.





Source link