• Vie. Oct 7th, 2022
Etiquetas principales

Un bebé venezolano muere por disparos de la guardia costera de Trinidad y Tobago



El pasado sábado, una embarcación cruzaba los 18 kilómetros que separan el estado venezolano de Delta Amacuro de la isla de Trinidad. Entre sus integrantes, se encontraban una madre y su bebé de nueve meses.  Durante el viaje, el TTS Scarborough, un barco de la guardia costera de Trinidad y Tobago, trató de pararlos mediante avisos y, más adelante, disparos, que acabaron con la vida del bebé venezolano e hirieron a su madre.

El cuerpo de seguridad trinitense emitió un comunicado en el día de ayer en el que reconocían lo sucedido y declaraban que «los agentes temían por sus vidas y, en legítima defensa, dispararon a los motores para intentar detener el barco». En este mismo comunicado, explicaban que la madre y su bebé fueron trasladados a un centro médico pero que «el bebé no respondía». 

El comunicado concluye con condolencias a la familia de la víctima y subraya que el servicio de guardacostas continuará sus operaciones «para garantizar la seguridad de Trinidad y Tobago».

Geoff Ramsey, miembro de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), que promueve los derechos humanos en la zona, ha declarado en su cuenta de Twitter que el suceso es «absolutamente indefendible» y ha exigido responsabilidad a las autoridades de Trinidad y Tobago para «poner fin a su trato atroz hacia los migrantes y solicitantes de asilo».

El líder opositor venezolano, Juan Guaidó, ha denunciado el suceso y ha declarado en su cuenta de Twitter que «los disparos realizados por la Guardia Costera de Trinidad y Tobago no tienen justificación, lo mataron» y también ha exigido justicia.

Salidas de embarcaciones diarias

Se estima que entre seis y diez embarcaciones con personas a bordo salen diariamente desde Delta Amacuro (al norte del país), según ha informado el activista de derechos humanos y coordinador del Foro Penal del lugar, Orlando Moreno, que denuncia estas tragedias desde hace meses.

Desde 2018, más de un centenar de personas han perdido la vida en naufragios producidos en la zona. En diciembre de 2020, una treintena de personas murieron en el naufragio de un barco clandestino de la localidad venezolana de Güiria. 

Trinidad y Tabago ha endurecido en los últimos meses su política de expulsión de migrantes procedentes de Venezuela, asegurando que su pueblo es «agredido» por ellos. 

Según la ONU, unos cinco millones de venezolanos han huido del país de 30 millones de habitantes desde 2015; 25.000 han elegido como destino este archipiélago vecino de 1,3 millones de habitantes, que dice haber registrado la llegada de un total de 16.000 venezolanos.





Source link