• Vie. Sep 30th, 2022
Etiquetas principales

Un cocodrilo de casi 4 metros ataca al hijo del ‘cazador de cocodrilos’ mientras rodaba su serie


Han pasado casi dieciséis años desde que el afamado conservacionista y zoólogo australiano Steve Irwin perdía la vida en un fatal accidente. Apodado como el ‘Cazador de cocodrilos’, Irwin había vivido toda su vida trabajando y viviendo con reptiles; y durante años se había enfrentado a todo tipo de especies de estos animales, sin importar tamaño o ferocidad. Sin embargo, en 2006 tuvo la mala suerte de enfrentarse a una raya gigante mientras grababa un documental en la Gran Barrera de Coral de Australia, que acabó irremediablemente con su vida a los 44 años.

Una vida que marcó el comienzo de su legado, que su familia continúa a día de hoy, con su mujer Terri, y sus dos hijos, Bindi y Robert Irwin, que trabajan a diario con reptiles salvajes  y colaborando con el zoo de Austrialia. Sin embargo, el temor se apoderaba de los Irwin hace unos días, que vieron con terror cómo la historia podría repetirse y terminar de manera fatal después de que Robert se diese el susto de su vida al verse perseguido y atacado por un cocodrilo de casi cuatro metros mientras estaba rodando un episodio de su programa de naturaleza.

Robert, con su padre, el 'cazador de cocodrilos' Steve Irwin.

Robert, con su padre, el ‘cazador de cocodrilos’ Steve Irwin.

Instagram/@robertirwinphotography

El joven estaba rodando el último episodio de su programa, Crikey! It’s the Irwins (Animal Planet), protagonizado por Casper, un cocodrilo de agua salada leucístico (o albino, por su falta de melanina) que había sido trasladado al zoológico de Australia hace unos días. El hijo pequeño de Steve Irwin se acercó al cocodrilo para comprobar si estaba cómodo y a gusto en su nuevo hábitat, y para ello, no dudó en darle algo de comida para tratar de ganarse su confianza. Sin embargo, el reptil no reaccionó bien y se lanzó a perseguir al adolescente, mordiéndole con sus largas y potentes mandíbulas.

Un momento de terror en el que Robert Irwin hizo todo lo posible por escapar del ataque del reptil, que con un peso de casi 350 kilos no lo ponía nada fácil, por lo que terminó pidiendo socorro al equipo de rodaje presente en el lugar, que grababa la terrorífica escena. Tras un aparatoso rescate, el joven se liberó del reptil.

Robert se acercó a Casper con comida, pero el cocodrilo tenía otras intenciones.

Robert se acercó a Casper con comida, pero el cocodrilo tenía otras intenciones.

Instagram/@robertirwinphotography

Irwin quiso compartir un vídeo del salvaje ataque a través de su cuenta de Instagram, confesando que había sido una de las experiencias “más intensas” que había vivido nunca: “Priorizamos el comportamiento natural con nuestros cocodrilos”, afirmó en la red social, “Al meternos en sus recintos con ellos y dejar que hagan esos movimientos desde la orilla del agua, damos pie a que utilicen todos sus instintos depredadores, y ¡les encanta!”. 

El joven Irwin está acostumbrado a este tipo de sucesos, ya que ha vivido con ello durante toda su vida, y es un apasionado del mundo animal: “Con estas experiencias podemos educar a la gente sobre el tipo de conservación que requieren estos animales”, asegura, pero llama a la prudencia: “La seguridad es crucial, así que es primordial saber cuándo salir y parar; y con un cocodrilo tan poderoso como Casper, no tuvimos otra opción que salir corriendo”.

Casper es un viejo conocido de la familia Irwin, y es que el propio Steve Irwin fue quien rescató al animal en 2002, siendo la familia responsable de su cuidado y bienestar. Por ello, el hijo del fallecido ‘cazador de cocodrilos’ quiso asegurarse de que todo iría bien para su viejo amigo: “No tenía ni idea de cómo iba a reaccionar y, sinceramente, eso es bastante aterrador”, confiesa Robert. Por suerte para todos, Casper está feliz en su nuevo hábitat, donde comparte espacio con su ‘novia de toda la vida’, Wendy, que también se ha trasladado con él a su nuevo hogar.

Lee también





Source link