• Vie. Sep 30th, 2022
Etiquetas principales

Un colegio de Tennessee prohíbe un cómic sobre el Holocausto por incluir desnudos y violencia


Un consejo escolar del estado de Tennesse (EE.UU.) ha retirado de la lista de lectura de los alumnos de octavo curso la novela gráfica ‘Maus’, del dibujante Art Spiegelman, centrada en el paso por los campos de concentración de los padres del autor. Los diez miembros del organismo han votado de forma unánime argumentando que en el cómic, donde los judíos aparecen dibujados como ratones (y los nazis son gatos), se utilizan palabras mal sonantes, y se muestran escenas de violencia y desnudos.

En una entrevista a la cadena CNBC el autor, de 73 años y de origen judío, afirma sentirse «desconcertado» por una decisión que tacha de «orwelliana». Spiegelman publicó Maus en dos volúmenes: Mi padre sangra historia apareció en 1986, mientras, que Y allí empezaron mis problemas se publicó en 1991. Un año después se convertía en la primera novela gráfica en ganar un premio Pulitzer.

En el cómic judíos aparecen dibujados como ratones,  y los nazis como gatos

A lo largo de sus 300 páginas en blanco y negro se relata la tragedia del padre del autor, Vladek Spiegelman, desde los años previos a la Segunda Guerra Mundial hasta el final del Holocausto, en 1945. Una historia que, como no podía ser de otra manera, está cuajada de escenas cargadas de sufrimiento y dolor que cada 27 de enero son recordadas en todo el mundo para evitar que se repitan.

Para el consejo que ha vetado Maus, sin embargo, parece resultar más hiriente la forma que el fondo, según se desprende de las opiniones de sus miembros, citadas por el diario The Guardian. “Hay un lenguaje tosco y objetable en este libro”, afirma Lee Parkinson, director de escuela y uno de los miembros del consejo, quien tras hablar con el abogado del centro propuso eliminar el lenguaje malsonante y los desnudos.

Tony Allmann, otro miembro del consejo, apoyó la propuesta, por no considerar «sabio ni saludable» lo mostrado por el cómic: «Muestra gente ahorcando, los muestra matando niños, ¿por qué el sistema educativo promueve este tipo de cosas?». Una crítica que se completó con un ataque al autor por haber publicado en la revista Playboy (así lo hizo, a finales de los 70 y comienzos de los 80). «Si tuviera un hijo en octavo grado, esto no sucedería», afirma Allmann. El octavo grado del sistema educativo estadounidense corresponde aproximadamente a segundo de ESO, donde los alumnos suelen tener 13 o 14 años.


Lee también

María-Paz López

El presidente alemán,Frank-Walter Steinmeier, hace una ofrenda floral,ayer en el antiguo campo de concentración de Sachsenhausen, en Oranienburg

El consejo, en cualquier caso, quiso dejar claro que no se oponían a enseñar sobre el Holocausto, pero les preocupaba que la forma de hacerlo no fuera apropiado para la edad.

De un modo muy diferente opina el Museo de EE.UU. del Holocausto, que se hizo eco de la prohibición y recordó que Maus «ha jugado un papel esencial para educar sobre el Holocausto», ayudando a «inspirar a los estudiantes a pensar críticamente sobre el pasado y sus propias responsabilidades».

La decisión llega en un clima revisionista impulsado por políticos y funcionarios conservadores de todo el país, en su intento de limitar el tipo de libros a los que están expuestos los niños, incluidos aquellos que abordan el racismo estructural y los problemas LGBTQ. Gobernadores republicanos como Henry McMaster, de Carolina del Sur, o el tejano Greg Abbott han pedido a los centros educativos que realicen una revisión sistemática de los materiales «inapropiados» en las escuelas de sus estados.





Source link